Dibujo realizado por Matisse de la Alhambra llamado "vue de la fenétre" que recuerda el paso del pintor por Granada, una de la mas de cien piezas de la exposición "Matisse y la Alhambra (1910-2020)" que se mostrarán a partir del 15 de octubre en el palacio de Carlos V de Granada. (C) http://www.alhambradegranada.org

He visitado por segunda vez la exposición que hasta el 28 de Febrero se aloja en el  palacio de Carlos V. Una segunda visita permite captar con más profundidad las dimensiones de la exposición, y descubrir algunos elementos que pasaron desapercibidos la primera vez. Entre estos, es de destacar la importancia que los dibujos geométricos nazaríes en la pintura posterior de Matisse y que permanecerán hasta su experiencia en las islas del Pacífico.

Otro elemento importante es el modo en el que los cuadros, carboncillos y bocetos tratan la figura de la mujer. La presencia casi permanente de la desnudez femenina acaba convirtiéndose en una idealización de esas mujeres: la presencia de líneas puras, la individualidad de los retratos, el tratamiento de la luz y de las sombras,… conduce a la intuición de la Primera Inocencia, la del Paraíso, tantas veces vinculado al Oriente y a sus misterios (para los occidentales, claro).

La mujer se levanta como el símbolo de la ausencia añorada de tiempos más limpios, más ‘naturales’, donde el placer se vive sin culpa en la adoración de esas mismas mujeres que el autor retrata.

La presencia de las telas y las celosías, de los álbumes y de los catálogos, de las fotos y las cartas, dan sentido y sitúan en el tiempo y en la experiencia del autor su vivencia de la Alhambra.