La tantas veces anunciada renovación de este blog, estaba tardando más de la cuenta. Es por ello, que sin falta, hoy, 10 de Septiembre de 2012, me dedico a reiniciar los esfuerzos por hacer de este blog la continuación de lo que hemos visto en clase, de las discusiones a medio terminar por el timbre, de los temas que os interesan,… de todo aquello que, a quienes han encontrado en gusto a la Filosofía como pensar crítico, nos interesa, nos interpela,…

Para empezar, recomiendo la lectura de un libro, por empezar por algo. Os recomiendo la lectura de Niebla, de D. Miguel de Unamuno. Es un  interesante autor y filósofo (por Literatura recordaréis que invento la nivola como género literario) que partió de la idea de que lo que de verdad mueve al hombre es el ansia de inmortalidad. El hombre es el ser que persevera en la existencia, es el que lucha por permanecer en su yo más allá de la muerte y la desesperación, como lo intenta el protagonista de la nivola, Augusto Pérez.

De ahí que la Filosofía no sea en Unamuno sino el esfuerzo de búsqueda de esa inmortalidad.

En una sociedad que oculta la muerte, que desplaza los cementerios a las afueras, en esta sociedad de la apariencia, el pensamiento de Unamuno nos hace preguntarnos por cuál es el sentido de nuestros pasos…